Es conocido que las absorciones de los nutrientes aportados en muchos casos no llegan a ser ni del
20% en casos desfavorables.
Los planes de abonado mal diseñados o ejecutados unido a los bloqueos o situaciones de
antagonismos iónicos, pasando por las insolubilidades o precipitaciones en las soluciones de suelo
hacen que el % de aprovechamiento de los nutrientes aportados nunca llegue al 100%, lo cual, es
normal.
Pero otra cosa es que no tengamos en cuenta que para abonar eficientemente tenemos que tener un
riego eficiente.
La solubilidad y absorción de un nutriente depende en gran parte del pH, bloqueos por caliza y
antagonismos por excesos o déficits de iones tóxicos e inadecuadas relaciones estequiométricas.
Pero hemos de tener conciencia que la planta, por absorción de flujo de masas (activo-pasivo) come
cuando bebe, absorbe disoluciones acuosas en su mayor parte en los pelos radiculares, si las
condiciones de humedad son óptimas también lo será la absorción de minerales. Estos pelos
radiculares si no están en condiciones de humedad y EC correctas de forma continuada tienden a
necrosarse y morirse y por lo tanto las bocas de la planta se cierran.
Por lo tanto, hay que tener muy en cuenta que, para conseguir tener una planta bien nutrida, primero
debes proveerla de unas condiciones que le permitan un estado hídrico óptimo, y en la mayoría de
situaciones es más importante el manejo del riego que del abonado.

Ioland

Author Ioland

More posts by Ioland

Leave a Reply