En esta ocasión explicaremos al detalle cómo se hace una correcta instalación del sensor de suelo. Lo que haremos es lo siguiente:

  • Elegir una zona representativa de la finca.
  • Comprobaremos la calidad de cobertura para envío de datos servidor IOland.
  • Nos fijaremos en los puntos cardinales, donde está el norte y el sur, porque normalmente en la cara norte es donde hay mejor actividad radicular gracias a que la irradiación solar es menor en ese punto.
  • Haremos varias calicatas a unos 15-20 cm del goteo en función de la textura del suelo para comprobar el volumen radicular de esa zona. Cuando ya tengamos claro dónde vamos a instalar el sensor de suelo elegiremos el gotero más representativo.
  • Realizaremos la perforación con la ahoyadora yo taladro en función de la textura. Este es un punto muy delicado y crítico, donde se ha de cuidar el máximo detalle puesto que de su calidad dependerán la representatividad de los resultados obtenidos por el sensor.
Proceso de perforación de suelo
  • Cuando tengamos hecho el agujero, y en función de la bondad del suelo, haremos un barrillo con la tierra que hemos extraído con la finalidad de fijar el sensor al mismo suelo que hay alrededor de la raíz. La situación ideal es no utilizar barrillo.
  • Introducimos la sonda en el suelo, lubricándola también con barrillo, para que tenga mejor recorrido a la hora de ponerla dentro del agujero (no con agua).
  • Para finalizar con el suelo, pasaremos el cable del sensor hacia el datalogguer por debajo del goteo hacia el poste con un cubre tubo para este bien resguardado.

                                     Conexión sensores a datalogger

  • Haremos comprobaciones en campo de lecturas de datos inmediatos y damos por finalizada esta parte.

Dejaremos una fase de asentamiento prudente de 15-30 días dependiendo de diversos factores como suelo, volumen radicular, momento de instalación, y evaluaremos las correctas lecturas mediante la plataforma con el cliente.

Es posible, y, de hecho, recomendable, de si hay dudas, volver a repetir la instalación. No es un problema, ni un síntoma de una instalación incorrecta y el cliente debe ser consciente. Simplemente, creemos que se puede hacer mejor, nunca se tiene porque acertar a la primera.

Instalación definitiva en uva de mesa

Los sensores de calidad, van a durar muchos años y de la veracidad de los datos dependerá de que la instalación haya sido efectiva, revisada y no precipitada.  Si vas a gestionar el riego dependiendo de los datos de un punto, y quieres que tu gestión con el riego y abonado sea un éxito, mejor asegurarse que ese punto nos gusta a todos.

Ioland

Author Ioland

More posts by Ioland

Leave a Reply