La conductividad eléctrica o salinidad se ha convertido en una de las mediciones más utilizadas para caracterizar la variabilidad del campo en su aplicación a la agricultura de precisión. El valor de las mediciones espaciales de la humedad del suelo para la agricultura de precisión es ampliamente reconocido, pero la CE del suelo todavía se malinterpreta.

La salinidad de un suelo o agua, se refiere a la cantidad de sales presentes en solución, y puede ser estimada indirectamente mediante la medición de la conductividad eléctrica (EC). El valor de EC es influenciado por la concentración y composición de las sales disueltas. A mayor valor de EC, mayor es la salinidad presente.

La salud del suelo, en términos generales, tiene tres componentes principales: vida; fertilidad y estructura. Los tres componentes deben ser óptimos para tener un suelo completamente saludable, que apoye un efectivo crecimiento de las plantas.  Para comprender cada componente, existen medidas específicas que proporcionan información, y dependiendo de los niveles en un suelo específico, un agricultor puede saber qué tan lejos está el suelo de una salud óptima.

Aquí nos centraremos en nuestra plataforma ioland, donde representa los datos de la EC hasta 80cm en una gráfica desde su fecha de instalación. Ella, nos va a ayudar a saber interpretar la salinidad que tenemos en nuestro suelo a diferentes profundidades y que parte de ella viene dada por los fertilizantes aportados o por las características del suelo.

Ilustración 1: Suelo no salino con ligera copa de sales a 60 cm.

Con estos rangos de valores sabremos qué nivel de salinidad y que dañino es para nuestro cultivo mirando la gráfica.

La agricultura de precisión es una consecuencia de los desarrollos tecnológicos, como la medición de la EC del suelo que facilitan una comprensión de relaciones suelo-agua-planta.

Ilustración 2: Suelo salino con ligera severa de sales a 70 cm.
Ioland

Author Ioland

More posts by Ioland

Leave a Reply