Las horas frío es un parámetro ambiental muy importante a la hora de tener en cuenta momentos de brotación, diseño de plantaciones de frutales, etc. Es determinante este parámetro, ya que si esta se encuentra por debajo de las requeridas puede tener influencias muy negativas en la floración siguiente.

Hay que tener en cuenta, el reposo o dormancia (Lang et al., 1987), es la suspensión temporal visible del crecimiento de cualquier estructura de la planta que contenga un meristemo. El reposo forma parte del ciclo anual de los frutales de hoja caduca y es inducido por las bajas temperaturas del otoño y el acortamiento del día, éste depende, además, de la especie y variedad entre otros factores.

Por tanto, para romper con el reposo e iniciar así con la actividad, la propia planta debe acumular una cantidad de “Horas Grado Día (HGD)”. Este valor dependerá de la región en la que esté situada nuestra plantación.

Varios son los síntomas de la falta de frío en los frutales, como el retraso en la floración y no uniforme, los brotes crecen más débiles, los árboles entran más tarde en producción. Esto podría conllevar a una caída temprana de fruta al no disponer nutrientes la planta lo suficiente, por falta de fotosíntesis y dirigiéndose éstos a otros tejidos, por tanto y en definitiva, la calidad de la fruta es menor y más irregular.

Por otra parte, en árboles jóvenes se puede observar una menor brotación de yemas, las que saldrán más vigorosas, causando un retraso en la precocidad de las plantas.

Todo ello conlleva a una necesidad, la de conocer en todo momento las necesidades de hora frío en nuestra finca, de esta forma podremos realizar tratamientos en momentos óptimos que nos ayuden a romper con el reposo para obtener producciones económicamente rentables.

Ilustración 1. Horas Frío calculada en la plataforma digital de IOLand.

 

Ioland

Author Ioland

More posts by Ioland

Leave a Reply